Hola! Estamos empezando el diseño de lo que va a ser nuestra futura casa en un pueblo de la provincia de Cáceres y nos atrae mucho la idea de poner una fachada vegetal – o fachada verde – ya que nos gustan mucho las plantas y el edifico va a ser entre medianeras y sin posibilidad de un jardín. Nos gustaría que nos hablarais un poco de este tipo de fachadas, no tanto a nivel técnico o constructivo, pues ya tenemos acceso a esa información, sino a nivel arquitectónico, pues a nuestro arquitecto no parece que le atraiga mucho la idea y no entendemos porqué. Un saludo!

Hola Júlia! Desde un punto de vista arquitectónico, la fachada vegetal debe ser concebida como un jardín vertical, reflexionando muy bien sobre que tipo de plantas se plantaran (generalmente se recomienda que sean autóctonas, aunque no tiene porqué si estas se comportan de forma adecuada con el clima de la zona), que aspecto tendrán tanto en primavera como en verano pero, sobre todo, en otoño o invierno, que son las estaciones en las que éstas pueden presentar un aspecto mas lamentable. De lo contrario, corremos el riesgo de que nuestra fachada se vea seriamente afectada y que el aspecto de nuestra casa deje de ser algo bello, para convertirse en algo más próximo a una casa de los horrores de alguna película hollywoodiense.

IMG_1025

Los arquitectos debemos aceptar la fachada vegetal como una oportunidad (y un reto a la vez) no solo para dar colores y texturas distintas a nuestro edificio (y un aspecto agradable, claro está), sino también para acercarlo más a la naturaleza del lugar, para conectarlo a esta o, al menos, para conseguir que hay un dialogo directo entre edificio y lugar. Nuestra misión pues, será la concebir esta fachada como un elemento más del proyecto, con sus autonomías y su integración global a este y, para ello, consideraremos todos los aspectos técnicos, constructivos y de aspecto, teniendo en cuenta cosas de vital (en el sentido literal de la palabra) importancia para el correcto desarrollo de las plantas y su supervivencia y, por tanto, que el efecto que queremos conseguir con estas sea del todo completo. Esos elementos pueden ser tales como el sistema de riego y drenaje, la ubicación de la tierra donde estas arraigaran y sus posibles efectos adversos sobre los distintos paramentos, así como las entregas de estos elementos con las paredes y forjados que conforman la casa.

IMG_1655.JPG

El efecto desde el interior es otra de las consideraciones a tener en cuenta para un buen proyecto de fachada vegetal, pues se nos presenta la oportunidad de crear una serie de sensaciones y atmósferas que serán percibidas desde el interior de las estancias con mayor o menor intensidad (o grado de interacción) según deseemos.

El nivel de aportación del usuario: a todos nos gusta tener plantas en casa, solo hace falta ver la industria que ha crecido entorno a este acto para darnos buena cuenta de ello. No es una cuestión solo de posesión, sino que hay todo un ritual detrás; a la hora de escogerlas, de mantenerlas, de alimentarlas, de regalarlas… Es una liturgia que probablemente nos conecta de alguna manera mística con nuestros orígenes y nuestro pasado más primitivo. Es nuestra conexión con la naturaleza, con la tierra, con lo que antes de la existencia de las ciudades solíamos pisar a menudo. Por tanto, es de suponer que los usuarios de nuestro edificio querrán tener plantas y que estas, a su vez, van a necesitar de luz, con lo que aparecerán en las fachadas. Así pues, resultaría un tanto absurdo no tener en cuenta esto como dato esencial de proyecto, y no prever la interactuación del usuario con la fachada vegetal de forma activa y, mas o menos (según las intenciones del arquitecto) controlada.

IMG_1016.JPG

A nivel técnico las aportaciones de una fachada verde son muchas: se reduce la temperatura ambiental del entorno inmediato del edifico, el aislamiento térmico aumenta y las plantas absorben la radiación solar y regulan la temperatura, mejorando el comportamiento energético global del edificio, así como humidificando y purificando el ambiente, gracias a la absorción del CO2. También hay que destacar su capacidad de aislamiento y absorción acústicos, además de su colaboración en el proceso de descontaminación del aire, absorbiendo partículas contaminantes en suspensión.

En muchos sitios (si buscáis información por Internet, que seguro que ya lo habréis hecho, resulta muy habitual), resumen la fachada verde como un equivalente a la cubierta vegetal, pero instalada en vertical, aunque, como hemos visto aquí, el concepto de este tipo de fachada es algo más complejo, siendo esencial incorporarlo al diseño del edificio desde el principio y como un elemento sustancial de este, para poder aprovechar así sus ventajas al máximo y para que esta se integre al edificio de una forma global y completa.

IMG_1038.JPG

Así pues, si vuestro arquitecto se encuentra inmerso en plena fase de diseño y, al final, os decidís por este tipo de fachada, nuestra recomendación es que se lo comuniquéis en la mayor brevedad posible, pues puede llegar a condicionar gran parte del diseño del proyecto (por no decir su totalidad). Esperamos que la información haya sido de utilidad y para cualquier duda o ampliación de la información quedamos a vuestra disposición. Un saludo!

<< Volver

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s