Buenas tardes.

Antes de nada agradeceros la respuesta que os hice en el anterior mail.
Estoy con el proyecto de mi casa y ya que no tengo ningún tipo de experiencia ni conocimientos al respecto me surgen muchas dudas sobre este apasionante pero complicado camino que se nos presenta.
La duda que tengo ahora es sobre la instalación de agua caliente y calefacción.
Al principio nos recomendaron placas solares con radiadores eléctricos pero la verdad yo no soy muy partidaria utilizar los radiadores eléctricos.
También nos hablaron de la geotermia, pero ya que la casa solo va a tener 120m2 no nos recomendaron este tipo de sistema.
Ahora me surgen dudas respecto a la aerotermia, ya que la verdad no tengo ni idea de que se trata, que mecanismos utiliza, que requisitos tiene ni cual sería la inversión estimada para esto.
Por lo que agradecería que me pudieran aconsejar al respecto.
Que tipos de sistema hay para la calefacción y para el agua caliente, cual sería el más adecuado, más económico, más rentable y en concreto la aerotermia.
Espero no causar muchas molestias con mi consulta y que me la puedan resolver lo antes posible, ya que estamos con los últimos preparativos para presentar la documentación y así obtener la licencia.
Un saludo y muchísimas gracias.

En primer lugar, debemos decirte que la variedad de temas que tendríamos que tratar para dar respuesta a tu pregunta nos obligaría a escribir una respuesta excesivamente larga, según nuestra opinión, lo que nos ha llevado a tomar la decisión de que lo haremos de forma separada, es decir, en distintas respuestas. Así pues, en esta intentaremos tratar el tema de la aerotermia.

Leyes Termodinámica.jpg

1) ¿Que es la aerotermia?

La aerotermia es una tecnología que ha venido creciendo muchos en los últimos años. Su funcionamiento se basa en los sistemas de bombas de calor, con lo que han sido los fabricantes de equipos de aire acondicionado los principales impulsores de este sistema. Su procedimiento consiste en la extracción de la energía de la temperatura del aire, incluso cuando este se encuentra a temperaturas bajas. Esto se sustenta en las leyes de la termodinámica, ya que se aprovecha la energía del calor latente del aire, y los fabricantes argumentan que su consumo es inferior a lo que ofrece. Según estos, gracias a los nuevos avances, los equipos pueden trabajar potencias nominales que van desde el 10% al 120%, cuando los sistemas tradicionales gastan alrededor del 100% o más de lo que rinden, dato siempre ligado a las mermas. Este dato, como todos los que nos facilitan los que nos intentan vender algo, no es del todo honesto.

Este sistema se viene utilizando principalmente frente al gas, el gasoil y el resto de energías calóricas, como la solución energética en edificios de oficinas, aeropuertos, hospitales y otros equipamientos públicos. Últimamente, se está introduciendo con fuerza en comunidades de vecinos tanto sustituyendo sistemas antiguos, como en edificios de nueva construcción, chalets adosados o casas unifamiliares, presentándose como una alternativa limpia y sostenible, que según los fabricantes supone un ahorro de hasta un 70% en las facturas de calefacción y agua caliente, respecto a otros sistemas como gasoil, gas o pellet. Aún así, hay que tener mucho cuidado a la hora de comprar las etiquetas de limpio y sostenible que con tanta facilidad se vienen colgando últimamente a las nuevas propuestas.

Aerotermia.png

http://www.toshiba-aire.es/

2) ¿Cómo funciona una instalación de aerotermia?

Esta instalación, como ya se ha apuntado, está basada en el funcionamiento de los equipos de aire acondicionado y bomba de calor que habitualmente tenemos en casa los más desafortunados que hemos podido comprar un piso durante el boom de la construcción. Constan de una unidad exterior y de un circuito con refrigerante que conectará con una unidad interior. Esta unidad interior, transmite la energía a los diferentes aparatos de consumo con la ayuda de una serie de intercambiadores de calor. En algunos casos, el sistema puede ser del tipo aire-agua, alimentando el circuito de ACS a través de un acumulador y el de calefacción compuesto por un depósito de inercia, todo ello con un circuito cerrado. Estos sistemas incorporan una resistencia (en general eléctrica) como sistema de soporte, que se pone en funcionamiento a partir de una determinada potencia, cuando la bomba de calor no puede aportar suficiente energía, que suele ser cuando las condiciones exteriores son más desfavorables. Esto genera un aumento en el consumo eléctrico bastante considerable.

Estas instalaciones suelen estar diseñadas y calculadas para sustituir la calderas mixtas o los sistemas tradicionales de calefacción y permiten además dar un servicio de refrigeración, bien con suelo refrescante o con fan-coils.

Instalacion aerotermia.jpg

http://www.ecohouses.es/

3) ¿Es la aerotermia una energía limpia y sostenible?

Es habitual encontrase en los folletos informativos de empresas dedicadas a éste tipo de sistemas afirmaciones como que “la aerotermia es el sistema más limpio y sostenible que existe, pues no necesita de la combustión para obtener calor y que no emite humos”, ya que es una energía que transforma el calor latente del aire gracias a un apoyo de energía eléctrica. Y es justo en este último punto donde debemos prestar especial atención, pues, como ya sabemos, la energía eléctrica es una gran fuente de emisiones de CO₂ durante su proceso de generación, y más en un país como España, donde la apuesta por energías alternativas y sostenibles no termina de ser del todo seria.

A pesar de ello, no hay que perder de vista que se trata de un sistema alternativo bastante interesante, sobretodo en lugares donde existan dificultades en la suministración de otras fuentes energéticas, pues además del ahorro económico que supondrá no tener que realizar todas las instalaciones o operaciones para subministro del combustible, nos ahorraremos un gran el esfuerzo material y todo el impacto ambiental y visual que este proceso supondría.

_MG_0646.JPG

4) ¿Supone un ahorro real frente a las instalaciones clásicas?

Lo que tampoco está nada claro es si realmente obtenemos un ahorro energético y económico, tal y como cuentan los fabricantes.

El ahorro económico dependerá básicamente del precio del combustible utilizado, teniendo en cuenta las fluctuaciones de precio de estos a lo largo del tiempo, y del coste de la inversión inicial, incluyendo en este último todos los equipos y las instalaciones para el subministro de combustibles y el buen funcionamiento de la instalación. Hay que tener en cuenta que la aerotermia, aunque su principio suponga extraer la energía del aire, usa como combustible la energía eléctrica, y que esta viene sufriendo desde los últimos años importantes y continuas subidas de precio. Asimismo, la instalación de un equipo de estas características supondrá un incremento en nuestro coste del recibo, pues tendremos que aumentar la potencia contratada por encima de los estándares.

Si lo comparamos, por ejemplo, con una instalación con caldera de condensación combinada con una enfriadora de aire-agua (que puede ser una instalación bastante típica), podemos ver que el ahorro anual, teniendo en cuenta todos los parámetros anteriormente descritos, hablaría en favor del sistema tradicional de gas, de alrededor de un 5%. Si realizáramos esta misma comparación pero con una caldera de biomasa de alto rendimiento en lugar de la de gas, el ahorro se incrementaría hasta un 20%. Obviamente, esto son cálculos teóricos y habría que ajustarlos a las condiciones de potencia y ambientales de cada lugar o proyecto, precios actuales y estimaciones de subidas y bajadas futuras y solicitaciones de cada usuario; aún así, han sido realizados por uno de nuestros ingenieros, con lo que intentan ser bastante afinados.

Pellets.jpg

http://pescaex.com/

Nuestra principal conclusión es que la aerotermia se trata aún de una tecnología joven que, aunque con un gran futuro por delante, necesita de importantes mejoras técnicas para liberarse de su excesiva dependencia de la red eléctrica. Así pues, será un buen sistema si se utiliza en zonas de climas templados, ya que cuando sus emisores trabajen a temperaturas extremas, bajan mucho el rendimiento y requieren de demasiado apoyo. En este sentido, si se decide instalar en estas zonas (o en edificios con mal aislamiento, como en el caso de las rehabilitaciones) es casi seguro que deberemos contar con un sistema de apoyo con caldera. También deberemos tener en cuenta que, al no disponer de potencia de reserva (como cuando usamos un sistema con caldera) deberemos afinar mucho los cálculos en proyecto, con lo que se podría incrementar el precio de éste.

Una de sus ventajas más destacables es que, además de servirnos como sistema de calefacción, nos pueden aportar refrigeración mediante los distintos aparatos de consumo conocidos, con lo que nos ahorraremos los costes de instalación de otro sistema para este fin.

Esperemos haberte aclarado alguna cuestión y responderemos al resto de tus dudas en la próxima entrega!

Saludos!

<< Volver

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s