Desde el momento en que alguien sale al mundo laboral con intenciones de ganarse el pan, en principio, tiene dos grandes caminos que elegir: trabajar por cuenta ajena a cambio de un sueldo o montarse su propio negocio. Pero esto ¿realmente sigue siendo así en el siglo XXI? De sobra es conocido el discurso que últimamente está retumbando por todos los rincones del mundo moderno, a bombo y platillo, y que muchos de nosotros hemos comprado sin dudarlo y sin pararnos a pensar sus consecuencias ni tan solo un segundo: “debes ser emprendedor“, “no hay nada mejor que ser tu propio jefe”. Vamos pues a intentar ser un poco críticos con esta corriente.

Es innegable que a lo largo de toda la historia el discurso “popular” ha favorecido siempre a las grandes economías (en nuestros tiempos, las grandes compañías). Pero, ¿qué interés pueden tener estas empresas para que te conviertas en un pequeño emprendedor, aún a riesgo de que triunfes y te acabes convirtiendo en su competencia? Los motivos son muy diversos y para entender algunos de estos, es necesario ver qué papel están desarrollando las PYMES en la actualidad. Si nos fijamos, por ejemplo, en el sector de la construcción (por escoger uno que nos sea cercano) veremos que la mayoría de los grandes trabajos están pensados y diseñados para ser concedidos a las empresas de gran envergadura (si tenemos una empresa de construcción e intentamos acceder a algún trabajo un poco importante de obra pública, por ejemplo, nos daremos cuenta en seguida que no podemos ni tan solo presentarnos a concurso). Estas, una vez adquirido el trabajo, subcontrataran los distintos quehaceres a las PYMES, convirtiéndose en una especie de intermediario, aumentando los costes del proceso y reduciendo el margen de beneficio de estos pequeños empresarios. El truco es muy simple: la misma cantidad de trabajo para ti, pero con menos sueldo y menos derechos.

Pymes españa.jpg

http://www.revistainternacionalpyme.org/

Un sector extremadamente afectado por esta tendencia es el de los ascensores. Probablemente muchos de vosotros no os habéis fijado nunca en el ascensor de vuestro piso (aún viéndolo a diario, es normal que se convierta en un objeto más al que no le dais importancia), pero no hace muchos años que existían por todo el país una gran cantidad de pequeñas empresas que montaban y se encargaban del mantenimiento de sus propios ascensores (se podía ver su firma en las chapas que cubrían estos). En la actualidad, estas pequeñas empresas han sido “absorbidas” por grandes compañías nacionales o autonómicas, y la totalidad del trabajo de las primeras depende de las segundas. Los pequeños ascensoristas, pues, ya no montan sus propios equipos (sino los de las grandes compañías que los subcontratan) y los plazos de ejecución y los presupuestos se encuentran totalmente secuestrados.

Este quizás sea el principal argumento oculto (o ya no tan oculto) de la actual crisis: aumentar la riqueza de las grandes empresas y hacer caer a las PYMES que, desesperadas por su imposibilidad de afrontar las deudas bancarias o por falta de trabajo, se abrazan sin pensarlo a las condiciones abusivas de estos nuevos “señores”, con la promesa de que les van a salvar de la situación desesperada en que se encuentra su empresa. (http://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20110902/54209830592/las-grandes-fortunas-de-la-crisis.html)

Incremento desigualdad crisis.jpg

Fundación BBVA

Por el momento, en arquitectura nos encontramos en una fase embrionaria de este proceso, pero caminando en esta dirección con paso lento pero firme. Si nos fijamos bien, una gran cantidad de despachos de arquitectura que se ganaron muy bien la vida durante los años del “boom”, en la actualidad han desaparecido o han quedado reducidos a poco más que a las cenizas. Por suerte, la versatilidad de la formación del arquitecto hace que el técnico pueda ir sobreviviendo a base de pequeños proyectos o de los despojos que van dejando otros compañeros. Aún así, de forma silenciosa y paulatina se van añadiendo trabas a su desarrollo, tanto en la fase profesional como en la de formación. Actualmente pues, nos encontramos con colegios que tienen tasas insostenibles y seguros abusivos, impidiendo despegar por su cuenta a los técnicos jóvenes (a no ser que tengan cantidades decentes de trabajo) y con los nuevos planes de estudios los futuros arquitectos deben someterse a cinco años de formación universitaria más un máster para poder firmar proyectos y, por lo tanto, desenvolver su trabajo por cuenta propia.

master-habilitante-de-arquitectura

http://www.arquitecturaurjc.es/

A todo esto podemos sumarle la imposibilidad para los despachos pequeños a la hora de acceder a la mayoría de proyectos “importantes” de arquitectura; por muy talentosos que estos se muestren las normas de estos concursos son demasiado restrictivas y solo se pueden presentar los grandes despachos (o las asociaciones de técnicos, algunas veces de “dudosa realidad”) que dispongan de los recursos humanos suficientes. Se prima, por tanto, al rico y no al bueno, al contrario de lo que se nos intenta hacer creer. Se trata ni más ni menos que de separar la paja del grano; de ahogar al débil para que se rinda o se someta al fuerte. La historia de siempre maquillada con una capa de ínfulas de realidad. A la paja, pocas alternativas le quedan: inscribirse en un servicio similar a éste para ver si consigue una pequeña cantidad adicional de trabajo que le ayude a despegar, mostrarse lo suficientemente talentoso como para prosperar en solitario o para llamar la atención de un despacho existente, donde se le pueda valorar, o incorporarse a la gran obra colectiva que están impulsando las nuevas multinacionales de la arquitectura, quedando a la sombra de las grandes “estrellas” de la arquitectura y renunciando, por tanto, a su identidad como individuo.

Nuevo camp nou.jpg

http://www.nikken.co.jp/ca/

<< Volver

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s